Salud

CONCILIAR EL SUEÑO NO ES SIEMPRE TAREA FACIL – MI RUTINA ANTES DE DORMIR-

mayo 3, 2017

Uno de los placeres más ricos y placenteros de la vida es ….. DORMIR!!!. Así es, dormir es una de las actividades fisiológica de los seres humanos más importantes.

Cuando dormimos:

–          Nuestro cerebro consolida las memorias y se regula tu estado del humor, disminuyendo la agresividad y la ansiedad y mejorando nuestra capacidad intelectual.

–          El sueño repara nuestro cuerpo cada día, regenera las células, tejidos, órganos, etc.. Por eso aquella frase “Que tengas un sueño reparador”.

–          Estimular el sistema inmunológico. Cuando dormimos la cantidad de horas necesarias, ayudamos a mantener nuestras defensas altas y mantener alejadas muchas enfermedades.

–          Adelgazar. Cuando no dormimos suficiente comenzamos a producir Cortisol que es una de las hormonas responsables de que no logremos bajar de peso.

A pesar de saber lo importante que es dormir, y cuanto nuestro organismo y nuestra mente lo necesita, aún no logro tener suficientes noches de buen sueño. Desde que nacieron los niños, yo, así como millones de madres en el mundo, he perdido la habilidad de dormir corrido y profundo, seamos honestos, luego de que tienes hijos tu ciclo del sueño REM siempre será interrumpido. Me cuesta muchisimo quedarme dormida en las noches y con muchísima frecuencia tengo noches de insomnio donde solo puedo dormir 3 o 4 horas durante toda la noche.

He preguntado a muchos especialistas y también he investigado muchisimo al respecto hasta he considerado hacerme un análisis del sueño a ver cómo podría solucionar este problema.

Hace algunos meses, pensado en alguna estrategia para hacer más efectivo mi proceso de dormir, se me ocurrió diseñar una rutina antes de acostarme, así como la que uso con los niños y que todos en casa respetamos y cumplimos. Si a ellos les funciona de maravilla, ¿porque no sería lo mismo conmigo? Así que me puse manos a la obra y he ido probando diferentes estrategias hasta lograr conseguir la que mejor resultado me da. Esto aún es un proceso en constante cambio y de mucho ensayo y error.

Aquí comparto con ustedes las estrategias que uso como parte de mi rutina diaria antes de dormir:

–          Ducha tibia: ducharme antes de dormir con agua tibia me ayuda a relajarme. De hacer tanto ejercicio todos los días, he descubierto que tengo bastante tensión muscular que debo liberar para poder dormir más relajada. Estoy usando un gel de baño con aceite de eucalipto  que realmente es de mucha ayuda. ( Dr. Teal’s Eucalyptus Shower Gel)

–          Difusor con aceites esenciales de Lavanda: Este punto es relativamente nuevo en mi rutina. Una gran amiga me hablo maravillas de los aceites esenciales, de sus beneficios y de cuanto ayudaba a su hija y a ella durante la rutina antes de dormir, así que me interese en el tema y me anime a probar. Ella me regalo un difusor precioso y mis primeros aceites, entre ellos el de lavanda, que está pensado específicamente para ayudar a conciliar el sueño. Puedo decirles que es una maravilla. Desde el momento que prendo el difusor, el suave aroma de lavanda me traslada a un lugar tranquilo y relajado. Normalmente lo uso por un par de horas dentro de nuestra habitación a la hora de dormir. www.youngliving.com esta es la marca de los aceites que estoy usando.

–          Infusiones: Té de manzanilla, echinacea, infusión de jengibre con miel y limón. Cualquier infusión que exista yo la he probado! Me encantan, me relajan y me ayudan a controlar la ansiedad por comer tarde en la noche. Suelo tomármelas ya cuando estoy en la cama lista para dormir. Últimamente solo he tomado Echinacea ya que eleva las defensas y con un toque de limón es super rica. Ojo no agreguen azúcar o ningún endulzante a las infusiones ya que pierden su sabor natural.

–          Estiramientos: Así como la ducha, los estiramientos me ayudan a tener más relajadas las piernas y a conciliar mejor el sueño, especialmente los días que corro. Hago 3 tipos de estiramientos básicos para pantorrillas, isquiotibiales y quadriceps.

–          Cena ligera: Definitivamente comer temprano, entre las 7 y 8 pm (o al menos un par de horas antes de ir a dormir) es de gran ayuda en mi caso. Cuando como pesado o muy tarde suelo tener reflujo o acidez estomacal que son enemigos del buen dormir. Algunos alimentos son mejores a la hora de la cena y que ayudan a dormir mejor. Huevo, salmón, espárragos, nueces, quinoa son algunos de ellos.

–          Meditación: debo confesar que últimamente he fallado miserablemente en este punto, pero quiero anotarlo en la lista ya que siempre que lo hago, automáticamente tengo una mejor noche de descanso y mi mente se siente más clara. En estos días he estado meditando en las mañanas, pero espero retomarlo todas las noches. www.headspace.com uso esta app en mi teléfono que es una maravilla para quienes comenzamos con esta práctica y de hecho tienen todo un programa de meditación para dormir.

Espero que les guste este post y que les sirvan algunas ideas para que ustedes también puedan diseñar su rutina antes de dormir. Yo seguiré afinando la mía y esperando tener mejores resultados cada día. Así que felices sueños y si tienen algún dato o quieren compartir cuáles son sus mejores prácticas antes de ir a la cama no olviden de usar la sección de comentarios, me encanta leer y aprender de ustedes.

Besos

Mariabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *