Carreras | Motivación | Running | Tips y consejos para corredoras

LA CARRERA QUE NO PUDO SER…. COMO LIDIAR CON LA FRUSTRACION.

febrero 13, 2017

Como muchos de ustedes saben el pasado 29 de Enero fue el 15vo aniversario del Maratón y Medio Maratón de Miami, una carrera muy importante y especial para la cual me inscribí con 8 meses de anticipación (para estas carreras grandes siempre es bueno inscribirse con tiempo para aprovechar el mejor precio y asegurar el cupo) me prepare física y mentalmente durante algo más de 10 semanas, corrí muchísimos kilómetros, probé miles de estrategias diferentes relacionadas al paso correcto al que correría, la ropa más adecuada, los zapatos, la hidratación, la comida pre corrida, la música, es decir TODO!. Me sentía lista, preparada y feliz del compromiso y el corazón que durante todo ese tiempo le puse a mi entrenamiento, pero como la vida es impredecible 1 semana antes de la carrera me comencé a sentir un poco enferma (en invierno el clima de la Florida es realmente loco), finalmente fui al médico y me dijo que tenía una fuerte infección de oído pero que si lo atacábamos a tiempo podría correr ese domingo, así que me dije que eso no se interpondría entre la meta y yo, así que me comí todas las naranjas que pude tome todo el té de echinacea posible y entre tylenol y advil llego el viernes y ya estaba haciendo mi maleta para pasar el fin de semana que tanto habíamos planificado con mi hermana Mónica y mi amiga Devina que también correrían la Media de Miami conmigo.

La experiencia de la Expo fue maravillosa, llegamos súper temprano así que pudimos hacer todo sin mayor inconveniente y sin hacer grandes colas , buscamos nuestros numeros y nuestra camisa de la carrera y como era de esperarse hicimos algunas compritas nerviosas de último minuto. Para ser honesta ya en ese momento me sentía TERRIBLE, me había comenzado un escalofrío fuerte en todo el cuerpo y un dolor de cabeza insoportable, además para mi sorpresa tenía fiebre, QUEEEEEE imposible, me tome otro par de Tylenol y me trate de convencer a mí misma que aún tenía tiempo para mejorarme y que en el peor de los casos caminaría más de lo planificado, pero siendo aún más honesta ya a este punto me comencé a sentir derrotada y realmente triste, cada vez más, venia alejarse aquel sueño de correr la Media de Miami.

Nos fuimos a almorzar la tradicional pizza para cumplir con nuestro Carbload del día y nos fuimos al hotel a descansar. Yo, llegue directo a acostarme para ver si me sentía algo mejor, pero más bien empeoraba con las horas.  A las 6 de la tarde y con lágrimas en los ojos tome la terrible decisión de que no correría al día siguiente, honestamente no tenía fuerzas ni para mover las piernas y como buena asmática que soy ya mis pulmones estaban molestando más de lo debido.

Todos los que son corredores como yo, entenderán los TERRIBLE que se siente no poder correr y mucho más perder una carrera para la cual tienes tanto tiempo entrenando y poniendo tu corazón (al escribir esto aún se me llenan los ojos de lágrimas de recordar cómo me sentí ese día) pero analizando la situación de forma más madura, puse mi salud como prioridad y decidí que no sería responsable salir a correr en esas condiciones y aún más con un pronóstico meteorológico que se las  traía, lluvia viento y frio para todo el domingo.

 A las 7 de la noche estaba de regreso en mi casa con mi maleta cargada de ilusiones rotas y sintiéndome que había fracasado, me tomo varias horas y muchas lágrimas aceptar el hecho de que no podría compartir el momento tan especial que había soñado, pero le pedí a mis compañeras de running que me mandaran fotos y que me mantuvieran informada de todo, les prometí que me levantaría a las 3 am como ellas para seguir sus pasos y desde mi casa mandarles toda la buena energía del mundo! A las 12 de la madrugada comprendí que tome la decisión correcta con 40C de fiebre y sintiéndome terrible finalmente acepte que este tipo de cosas pasan, pero que eso no significa que me detendría, tengo muchos planes por delante durante este año y más carreras por venir y en ese momento deje ir el sentimiento de frustración y me concentre en mejorarme y en estar feliz por mis amigas corredoras y su experiencia.

El Maratón de Miami fue todo un éxito, y a pesar de las terribles condiciones meteorológicas, miles de corredores cumplieron una meta y en la cara de felicidad de todos se apreciaba que correr trae alegría a nuestras vidas y que esta comunidad es maravillosa. Siempre me sentiré agradecida de aquel día que por primera vez decidí salir al asfalto!

 Como lo prometí, me desperté a las 3AM y me dediqué a ver todas las fotos de las redes sociales y de mis amigas felices, compartí los nervios de aquellos quienes corrían por primera vez una Media Maratón y me sentí tan orgullosa de todos que eso me ayudó muchísimo a lidiar con mi propia frustración, sentir felicidad por los logros de las otras personas en una gran medicina para el alma. Dentro de todo, esta fue una gran experiencia de aprendizaje para mí, que considero que me hizo crecer como persona y también me enseño, que la vida muchas veces es impredecible pero que eso no significa que debemos darnos por vencidos. Mi próxima meta es otro Medio Maratón muy importante que me da muchísima emoción correr y que pronto les contare cual es!

 Aquí les dejo algunas fotos del gran día y de las celebraciones de mis Runners Divas! Estoy súper orgullosa de ustedes.

 Besos!

Mariabe

 

 THE RACE THAT COULDN’T BE ….. HOW I MANAGE MY FRUSTRATION. 

As many of you know, January 29 marked the 15th anniversary of the Miami Marathon and Half marathon. This was a very important and special race for me, which I signed up for 8 months in advance. It’s always good to sign up early to take advantage of the best price. 

 I prepared physically and mentally for the half and started training for more than 10 weeks. I ran many kilometres, I tried various strategies to help my pace, bought the most appropriate clothes and shoes, kept up with my hydration, ate the best nutrient dense foods, created a killer playlist.  EVERYTHING was meticulously planned. 

 I felt ready, happy and proud of the commitment. I poured my heart and soul into my training. But since life is unpredictable, one week before the race I began to feel a little sick. I finally went to the doctor and he told me I had a strong ear infection but if we attacked it early I could run that Sunday.

So I told myself that my ear infection won’t stand between my goal and me.  I concentrated in getting better. I ate all the oranges that I could find, drank all the Echinacea tea that I could possibly drink. But between all the Tylenol and Advil, Friday arrived. I wasn’t feeling 100% but started packing my suitcase. 

 My sister Monica and my friend Devina were also joining me for this race. On Saturday, we left around 10 am to drive to Miami to pick up our race packets at the Expo. We wanted to get there early to avoid the crowds and also to have some time to rest up before the race. 

 Even though the experience at the Expo was great, I was starting to feel exhausted and terrible. As we walked around the Marlins stadium, a strong chill creeped all over my body and I got an unbearable headache. Also to my surprise I had a fever! WHAT!!! Impossible, I shook my head in disbelief. I took more Tylenol and I tried to convince myself that I still had time to get better and in the worst case I would walk more than I planned. But being even more honest with you, at this point I began to feel defeated and sad, my dream was looking far away with every passing minute.

 After the expo, we went for lunch and ate pizza so we could carb load. I was still feeling pretty bad. After lunch we rushed back to the hotel to unpack, rest and get ready for the race. I went straight to bed as my body ached. I was getting worse. At 6 pm, with tears in my eyes I made the heartbreaking decision that I would not run the next day. Honestly, I just didn’t have the strength to move my legs. 

 All those who are runners like me, will understand how terrible it feels not being able to run and much more to miss a race for which you have been training so hard and putting all your heart into. Writing this, my eyes still fill up with tears. 

 I realized that I had to analyze the situation in a more mature way and put my health as a priority. It was a difficult decision to make but I decided that it would be a responsible one. As my condition was worsening I also read that the meteorological forecast predicted rain and wind for the whole duration of the race! Even if I powered through the weather would make me feel even worse. At 7 pm I was back at my house with my suitcase full of broken illusions and feeling that I had failed. It took me several hours and many tears to accept the fact that I would not be sharing this special moment. I told my running friends to send me pictures and to keep me informed about everything. I promised them that I would get up at 3 am like them to follow in their footsteps and from my house send them all the good energy in the world!

 At 12 o’clock I understood that I had made the right decision. With a 103F fever and an aching body I finally accepted that this kind of thing happens but that doesn’t mean that I would stop. I have many plans this year and more races to come. In that moment I let go of that heavy feeling of frustration and concentrated on getting better and being happy for my running friends and their experience.

As I promised, I woke up at 3AM and went to see all the photos on social media from my happy friends.  I shared the nerves of those who were running for the first time and I felt so proud of them. That helped a lot to deal with my own frustration, to feel happiness for the achievements of other people is a great medicine for your soul. 

 The Miami Marathon was a success, and despite the terrible weather, thousands of runners met a goal and in their faces, you could see pure happiness and joy that running brings to our lives. I will always be grateful for that day that I decided to go out on the asphalt for the first time! At the end this was a great learning experience for me, which I consider has made me grow as a person and taught me that life is often unpredictable but that does not mean that we have to give up on our dreams! My next goal is another Half Marathon in a very special place, I will tell you more about that later.

XOXO,

Mariabe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *