Carreras | Running

TURKEY TROT 5KM- MI PRIMERA CARRERA CON MI HIJO

diciembre 12, 2017

Desde que nos mudamos a los estados unidos hemos adoptado la tradición de celebrar el día de Acción de Gracias, como dicen por ahí, a lo americano en cuanto al tipo de comida, pavo, stuffing, puré de papas, guisantes y sopa de auyama. Nos reunimos en familia para dar gracias por todas las bendiciones que tenemos, independientemente que hayamos pasado un ano bueno o no tan bueno, siempre tendremos motivos para estar agradecidos. Viniendo de una familia donde mi papa fue inmigrante en Venezuela entiendo lo importante que es adoptar las tradiciones locales y mucho mas en este caso que me encanta su significado y sus valores. 

Como parte de esta tradición, y desde hace tres años participo en una carrera de 5Km llamada Turkey Trot, que es celebrada prácticamente en casi todos los estados de Estados Unidos la mañana del día de acción de gracias y la idea es compartir este evento en familia y quemar algunas calorias antes de la comilona de la tarde.

En años anteriores la corrí con mi buena amiga corredora Devina  y en otra ocasión mi hermana Monica se unio al grupo, pero este años ha sido el mas especial de todos para mi, porque finalmente pude compratir este dia con el compañero mas especial de mi vida, con mi hijo Fabio que ya tiene 6 anos y esta preparado para correr la distancia.

Desde que me dijo que si quería participar no puede contener el entusiasmo, compartir mi pasión y amor por correr con el es un regalo inesperado para mi y me hace muy feliz. La carrera que elegimos este ano fue el Turkey Trot de la ciudad de Tamarac que estaba cumpliendo su 37 aniversario y con mas de 1500 corredores fue sin duda una experiencia genial para ambos.

Debo decir que la carrera esta muy bien organizada, por un costo de $30 por participante recibes la camisa oficial del evento, algunos cupones de descuento y la medalla conmemorativa para todos los corredores que crucen la meta.

Para Fabio fue emocionante desde que buscamos el numero, el siempre me ha visto ir a mis carreras y me ve regresar pero probablemente no se imaginaba como era todo el proceso así que en su carita podía ver su entusiasmo … el mío, se imaginaran que estaba por las nubes.

El día de la carrera nos levantamos super temprano, así que me toco prepararlo psicológicamente para eso algunos días antes. También me asegure que durmiera temprano para estar descansado, se hidratara bien durante todo el día anterior y que la mañana de la carrera así como siempre lo hago yo comiera algo que le diera mucha energía (me costo mucho la parte de la comida) pan con mantequilla de maní y mermelada es lo ideal.

El rato antes de comenzar la carrera Fabio estaba un poco ansioso, pero como todo corredor experimentado hicimos un plan con anterioridad para saber a que nos enfrentaríamos y cuales serian los diferentes escenarios que podíamos afrontar ….. llegamos a la conclusión que correríamos un par de minutos seguidos y pararíamos a hacer un descanso caminando y así completaríamos toda la distancia.

Así lo hicimos!!! Y el resultado fue maravilloso, mi hijo es bastante competitivo así que mi trabajo fue hacerle entender que esa carrera era para que divertirse, que para nosotros como era su primera vez nuestro principal objetivo era terminarla felices y esforzarnos para dar lo mejor de nosotros!

Mi sorpresa – y les confieso que aun se me aguan los ojos al contarlo- es que cuando ya faltaban 200 metros para la meta le dije a Fabio “ hijo de aquí hasta que lleguemos vamos a correr durísimo” y el me dijo si mami y cuando ya estábamos a punto de llegar se volteo y me dijo “mami, acuérdate de agarrarme la mano en la llegada” y así lo hicimos, corrimos agarrados de las manos y cruzamos la meta así y con un par de sonrisas que no nos cabían en la cara…… es la segunda vez que lloro (de felicidad) al cruzar una meta pero sin duda esta fue extra especial y repleta de orgullo. 44 minutos en total terminamos la carrera.

Les confieso que lo que mas feliz que hizo a Fabio fue que finalmente se puedo tomar un Gatorade jajajajajaja normalmente no lo dejo tomarlo pero honestamente se lo gano porque sudo la gota gorda! Desayunamos y nos quedamos a toda la premiación por solicitud de el, definitivamente quería disfrutar toda la experiencia.

Al llegar a casa, Fabio no podía contener la emoción de contarle a Papa y a su hermana toda la experiencia, pero luego de bañarse cayo rendido y durmió por 2,5 horas estaba realmente agotado. Pero en la noche ya estábamos planeando nuestra próxima carrera que correremos el 17 de Dic vestidos como Santa en Delray Beach.

Un beso a todos!

Mariabe y Fabio

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *